sábado, 26 de enero de 2013

DESCUBRIENDO EL RUGBY


            Cuando quedan pocos días para el comienzo del Torneo Seis Naciones de Rugby ha llegado el momento de hablar sobre uno de mis deportes preferidos: El RUGBY.





En esta primera entrada sobre rugby voy a escribir sobre el Rugby Union o Rugby a 15, existiendo otras modalidades de rugby (como el Rugby-7 donde España es una de las mayores potencias mundiales, disciplina que será olímpica en las próximas olimpiadas), pero yo tengo predilección por el Rugby Union.


            Descubrí este fantástico deporte allá por mediados de los ochenta gracias a un programa que me ha dado a conocer tantos y tantos deportes como era “ESTADIO 2”, presentado por Olga Viza.


Fue con las retransmisiones que se hacían en directo del por aquel entonces “Cinco Naciones”, con Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda y Francia (ahora es Seis Naciones con Italia) cuando aprendí a disfrutar del sabor diferente que tiene el rugby. Con los comentarios del genial Ramón Trecet, el “rugby champagne” de Francia, la potencia de Inglaterra o el orgullo de Escocia tomaban una dimensión desconocida para mí hasta ese momento.


Las posiciones de cada jugador en el campo vienen normalmente marcadas por su dorsal de inicio. Así pues, la delantera de un equipo de rugby va del 1 al 8 (que son los que realizan las melés) formando tres líneas. La primera línea la conforman los dos piliers (1 y 3) y el talonador (2) que se encarga normalmente de realizar los saques de lateral o touches. La suelen conformar jugadores muy fuertes y de gran peso, importantes a la hora de “limpiar” los rucks y en situaciones de contacto. Uno de los pilier más famosos de los últimos años es el sudafricano Tendai “The Beast” Mtawarira. Mi talonador preferido es Keven Mealamu.


La segunda línea (4 y 5) la forman normalmente los jugadores más altos del equipo y suelen ser los encargados de saltar para llevarse los balones en las touches. Siempre me viene a la memoria el “policía” inglés Wade Anthony Dooley y de los últimos años el All Black Ali Williams, todo un espectáculo en la Haka.


Los terceras líneas (6, 7 y 8) suelen ser jugadores totales: dinámicos, altos, veloces, fuertes, siendo los flankers (6 y 7) y el “Number Eight” que es el timón de las melés. El flanker neozelandés Richie McCaw o el número ocho francés Sebastien Chabal son algunos de los terceras líneas más famosos de los últimos años.


La defensa o “backs” va del 9 al 15, y empieza por los medios. El 9 es el medio de melé, jugador encargado de introducir el balón dentro de las melés y de reactivar el juego cada vez que termina una fase del mismo. Muchos y muy buenos ha habido, pero a mi memoria viene siempre el recuerdo de Pierre Berbizier (el francés incluso lanzaba las touches) y de los actuales me encanta el australiano de Queensland Reds Will Genia.


El otro medio, el 10, es el medio de apertura, quien, a grandes rasgos, se encarga de activar la entrada de la línea de tres cuartos en funciones de ataque. En muchas ocasiones suele ser el pateador del equipo, aunque esa función la puede realizar cualquiera de los 15 jugadores. Para mí, el prototipo del mejor medio de apertura es el gran Jonny Wilkinson, pero no me quiero olvidar del neozelandes Dan Carter.


La línea de tres cuartos la conforman los jugadores del 11 al 14, siendo los centros el 12 y 13, y los alas el 11 y el 14. Los alas suelen ser jugadores veloces y habilidosos, auténticos estiletes en ataque. Uno de los más famosos es, sin duda, Jonah Lomu, un portento físico casi imparable en carrera. Y de los actuales a mi me encanta el sudafricano Bryan Havana.


Los tres cuartos centro suelen ser jugadores más poderosos físicamente y muy duros en el placaje. Para mi gusto, el tándem All Black Conrad Smith-Ma’a Nonu y el gran capitán irlandés Brian O’Driscoll son de lo mejorcito que he visto en los últimos tiempos.


La última posición en el campo la ocupa el zaguero (nº15) que es el principal valuarte defensivo del equipo. Existen nombres históricos en esta posición, pero yo me voy a quedar con dos de los primeros que conocí y que forman parte de mis primeros recuerdos de este deporte: Serge Blanco y Gavin Hastings.


Con este repaso a las posiciones y números sólo he querido rendir homenaje a algunos de los jugadores que en el pasado o en la actualidad me han hecho disfrutar del rugby. Y si tengo que destacar un momento histórico, sin duda ese es el “Drop” en el último minuto de la prórroga de Jonny Wilkinson en la final de la Copa del Mundo de Australia 2003, dándole la victoria y el título a su selección ante la anfitriona Australia por 20 a 17.







            


        Si hay un momento emotivo ese es la interpretación de los himnos, porque eso de ver a tíos de 120 Kg y 2 metros de altura cantar a voz en grito el himno de su país mientras se le caen lagrimones como puños es algo que conmueve a cualquiera. Pero, si además es un partido de los All Blacks o de alguna selección Maorí (Fiji, Tonga, Samoa, etc) es también un espectáculo ver como ejecutan alguna de las diferentes Haka o danza ritual maorí. Se te ponen los pelos como escarpias.




Este es posiblemente el deporte que mejor refleja los valores deportivos del “Espíritu Cafetero”, un deporte donde todos tienen cabida (altos y bajos, gordos y flacos, y todos desempeñan un papel fundamental), donde se dejan literalmente la piel en el terreno de juego, pero cuando termina el partido se aparca la rivalidad a un lado y los contrincantes en el campo se convierten en amigos en el bar. ¡¡¡¡¡ VIVA EL TERCER TIEMPO !!!!!.


Ignacio Ortiz
@00CAFETERO

1 comentario: