domingo, 21 de octubre de 2018

DESCUBRIENDO EL RETRORUNNING



            El Retrorunning es una especialidad atlética en la cual los deportistas corren hacia atrás o de espaldas. Se lleva practicando desde la década de 1920 (aunque se conservan marcas en Estados Unidos de pruebas de 50 y 100 yardas de la década de 1880), pero es en los últimos 20-30 años cuando ha empezado a tener una difusión más amplia a nivel internacional. La Federación Internacional de Retrorunning existe desde 2005. Es también conocido en algunos sitios como Backward Running, Reverse Running o Retro Locomotion.



            Pese a lo que a priori pueda parecer, el Retrorunning tiene grandes beneficios para nuestro cuerpo e incluso para nuestra mente. Correr hacia atrás reduce el impacto que tiene sobre nuestras articulaciones la carrera convencional, pero además también reduce el riesgo de lesiones de espalda y piernas, y es un fantástico modo de entrenamiento cardiovascular puesto que hay estudios que demuestran que con este tipo de carrera se incrementa el consumo máximo de oxígeno y el ritmo cardiaco.



            Otros de los beneficios de la práctica del Retrorunning son conseguir un mayor equilibrio en los músculos inferiores de las piernas, mejorar la visión periférica y el equilibrio, conseguir unos abdominales mejor entrenados unido a una figura más erguida…


            Desde el punto de vista de la mente aporta una gran confianza en uno mismo, y al ser una disciplina tan novedosa también aporta un grado de diversión muy alto, lo que hace su práctica muy atractiva.


            Esta especialidad ha empezado a tener mucha repercusión en los últimos años, especialmente en Alemania e Italia, donde está reconocido como deporte y tiene verdadera relevancia y un gran número de practicantes de alto nivel.


            Si queréis ver como es una prueba de velocidad en Retrorunning, aquí os dejo el enlace de la final de los 100 metros masculinos de los mundiales de Essen 2016, en la que venció el alemán David Winterstein:




            En España, donde está considerada como una especialidad prácticamente marginal, tenemos la suerte de contar con una de las más grandes corredoras de Retrorunning de todo el mundo: Sandra Corcuera Marín.



            Esta atleta nacida en Barcelona comenzó en el mundo del Atletismo y las carreras en el año 2000, realizando continuos viajes para competir en todo tipo de carreras hasta que un día de 2007 disputó una específica de Retrorunning, y tiempo después ha llegado a ser SIETE VECES CAMPEONA MUNDIAL además se lograr otras seis medallas de plata, y ha convertido #AlRevésMolaMás en todo un lema.


            En el siguiente vídeo grabado por Sandra en 2015 nos cuenta los beneficios y la técnica del Retrorunning:




            Sandra Corcuera ha cosechado medallas en los cuatro últimos mundiales disputados hasta el momento:

  • VII IRR RETRORUNNING WORLD CHAMPIONSHIPS 2018 (BOLONIA, ITALIA)
Ø      Campeona del mundo de 10.000 metros
Ø      Campeona del mundo de 5.000 metros
Ø      Subcampeona del mundo de 3.000 metros              


  • VI IRR RETRORUNNING WORLD CHAMPIONSHIPS 2016 (ESSEN, ALEMANIA)
Ø      Campeona del mundo de 10.000 metros


  • V IRR RETRORUNNING WORLD CHAMPIONSHIPS 2014 (AOSTA, ITALIA)
Ø      Campeona del mundo de 5.000 metros
Ø      Campeona del mundo de 3.000 metros
Ø      Campeona del mundo de 4x400 metros
Ø      Subcampeona del mundo de 1.500 metros

  • IV IRR RETRORUNNING WORLD CHAMPIONSHIPS 2012 (LLEIDA, ESPAÑA)
Ø      Campeona del mundo de 5.000 metros
Ø      Subcampeona del mundo de 3.000 metros
Ø      Subcampeona del mundo de 1.500 metros
Ø      Subcampeona del mundo de 4x100 metros
Ø      Subcampeona del mundo de 4x400 metros


            Y nadie mejor que la mismísima Sandra Corcuera, con sus propias palabras de su puño y letra, para darnos a conocer mucho mejor el Retrorunning así como su faceta más personal:

Hola, soy Sandra Corcuera, 7 veces Campeona del Mundo de Retrorunning.



Toda mi vida me ha gustado practicar deporte, en mi infancia empecé con el ballet y la gimnasia artística, aunque de esa época tengo pocos recuerdos y ninguna foto.


En mi etapa adolescente, empecé a acompañar a mi madre al gimnasio y me aficioné a hacer pesas y sobre todo al aeróbic y la natación. Aparte, mi padre practicaba el tenis y cuando lo acompañaba, también jugaba y cuando acabábamos, volvía corriendo y él me seguía en coche.



Al poco de cumplir 18 años, empecé a trabajar de jefa de estación en el metro de Barcelona, y en esta época nadaba, hacia aeróbic y pesas, pero había días que por los horarios me era imposible entrenar y encima coincidía que tenía que cerrar la estación a las 12 de la noche en zonas muy alejadas de donde vivía, por lo que empecé a llevarme la mochila, con las zapatillas y ropa de deporte y al cerrar la estación atravesaba toda Barcelona corriendo hasta llegar a mi casa. Esta etapa en la que corría tenía que aguantar de todo de la gente, ya que era una época, en que aunque ahora pueda parecer imposible, entonces estaba muy mal visto correr y si era una mujer peor todavía.


Cuando llevaba un par de años corriendo del metro a mi casa, empezaron a dolerme las rodillas, y fui a un traumatólogo que me recomendaron que era del FC Barcelona, me hizo una radiografía y me dijo una frase que nunca olvidaré: Tú no puedes hacer deporte nunca más. Me quedé helada y me entraron ganas de llorar, entonces la enfermera me vio la cara y le dijo al doctor, nadar si que podrá, ¿no? y el médico dijo que eso sí.


Triste me fui para casa y, no lo recuerdo bien si fue una amiga o fue en una tienda de deportes, me dijeron que fuese a ver a un podólogo deportivo para que me hiciera unas plantillas, no recuerdo el nombre, y me fui para allí esperanzada, me hizo unas plantillas y pude volver a correr sin problemas de rodillas.


Así siguió mi vida deportiva, hasta que un día del año 2000 descubrí el mundo de las carreras populares y al año siguiente, ya estaba federada y empecé a practicar Atletismo, en el que básicamente hacía cross y maratón. Mis entrenadores de aquella época y mi médico deportivo, me decían que tenía mucho potencial y siguiendo sus indicaciones me entrenaba de forma rigurosa, pero mi cuerpo no aguantaba tanta carga de entreno y me lesionaba constantemente.


Entonces decidí tomarme ese mundo menos en serio, ya no entrenaba tanto, porque para estar un mes entrenando y otro parada no merecía la pena. O sea que, como me gusta coleccionar cosas, me compré un mapa que enganché en la pared y empecé a coleccionar pueblos y ciudades que iba marcando con chinchetas, llegando en la actualidad a más de 500 carreras, aparte como consecuencia también acumulaba trofeos, más de 300.


En esta época como hacía menos carga de entrenamientos, me lesionaba mucho menos, y a veces tenía el arrebato de voy a entrenar como antes que parece que estoy bien, pero entonces volvía a lesionarme y se me iba la ilusión.


De esa época de coleccionar carreras, tenía dos etapas que eran las que más me gustaban, la del invierno, los crosses, en el que un año en el Circuito de Girona de Cross llegué a ser 3ª Absoluta pese a mis limitaciones en los entrenos, y la época de verano, que era el paraíso de las carreras populares. Correr 8 carreras en 4 días, divididas en Viernes tarde, Sábado mañana, tarde, noche, Domingo, mañana, tarde, noche y Lunes noche, es una de aquellas locuras de las que te acuerdas para siempre, la adrenalina de acabar de ganar una carrera, subir al pódium y salir corriendo, coger el coche, para hacer otros 200 kms y ganar otra carrera más, y dormir poco, levantarse pronto, era una bendita locura...


Claro, tanto coleccionar a veces me encontraba carreras muy extrañas, la de correr con una sandía, la de correr 150 metros y tocar la bandera, carreras americanas, subidas a campanarios, carreras todas de bajada, dar 50 vueltas a la plaza de un pueblo, etc.



Hasta un día de 2007, que en mi afán de coleccionar, vi una que se anunciaba como carrera de Retrorunning y claro me fui de cabeza sin pensar que significaba aquella palabreja. Mi sorpresa fue que al poco de empezar la carrera me dicen que se corría de espaldas, no me lo podía creer, pero ya que estaba la corrí, y madre mía, que mala experiencia, todos los que corríamos hacíamos de todo menos correr de espaldas, los peores 1500 mts que había corrido, pero acabé.


Una vez en casa me dio por mirar que era esto del Retrorunning, y descubrí que en USA, algunos atletas, entrenadores y médicos lo utilizaban para rehabilitar y prevenir lesiones de rodillas. Como me lesionaba tanto, empecé a incluir en mis entrenamientos 10 minutos de Retrorunning y mis lesiones disminuyeron drásticamente.


Tanto es así, que empecé a poder hacer grandes cargas de entrenamiento y unos años más tarde llegué a ser 3ª Absoluta en el Campeonato de Cataluña de Maratón y Campeona de Cataluña de Maratón Veterana. No podía ser más feliz, entrenaba, no me lesionaba y empezaba a sacar un poco el potencial que tenía, y para verano de 2011, me enteré que existía la Internacional Retrorunning Association, que se creó en el año 2005 por atletas franceses, alemanes, austriacos y suizos, para promocionar el deporte y organizar los mundiales que se empezaron a disputar en 2006 y desde entonces se disputan cada dos años y que los próximos mundiales se disputaban el verano de 2012.


Aquí tenía un dilema, prepararme para ganar el Campeonato de Cataluña de Maratón Absoluto que se disputaba en mayo, o aprovechando que ya tenía una base gracias a mi entrenamiento diario, arriesgarme a disputar el Mundial. Me decidí por lo segundo, empecé a hacer kilómetros, mi cuerpo los asimilaba y llegué bien al mundial en el que conseguí mi primera medalla de oro en 5000 metros. A partir de aquí decidí centrarme más en el Retrorunning y en la actualidad ya he ganado 7 Campeonatos del Mundo, en distancias de 3000 a 10000 metros y 2 Campeonatos de Italia.




La felicidad por los Campeonatos del Mundo conseguidos, nunca hubiese sido igual, por el boom mediático de 2015, no se ni como ese año me empezaron a llamar de los medios de comunicación, primero esporádicamente y luego era algo continuo haciendo 3-4 entrevistas de media a la semana, en la que me llamaban de todas las radios, revistas y periódicos, televisiones de nuestro país y de fuera, especialmente de América. De estos momentos recuerdo con especial cariño, la entrevista con Andreu Buenafuente, mi Portada de Interviú (estas dos últimas están cargadas de anédotas),




mis portadas y contraportadas de Mundo Deportivo, la portada de Corricolari, las invitaciones a galas y congresos, llenas de anécdotas, mi programa de radio que se llamaba Running y Plus, conocer a mi grupo de música favorito, Manowar, etc.













En fin, algo inimaginable cuando empecé a practicar mi deporte hace 11 años, y que ahora hace que mi vida esté llena de sorpresas y de cosas increíbles.








Desde aquí agradecer, primero de todo a mi familia, a mi equipo, que esta temporada será FasterWear Team y a mis sponsors, InfiSport, Wiemspro, DoppioSlavo y Slastik Sun, a mis sponsors pasados, a la gente maravillosa que he conocido, así como a la prensa, que sin vosotros nada de esto hubiese sido igual.



Sandra Corcuera
@RetroRunning_

            Tras este texto tan personal de Sandra hay que decir que en España contamos también con otros retrorunners “de nuevo cuño” que lo están haciendo muy bien, como por ejemplo el toledano Cristian López, que el pasado 9 de agosto de 2018 lograba el Record Guinness corriendo hacia atrás los 400 metros lisos en un tiempo de 1’10”89 en una especialidad que solo llevaba practicando menos de un año, aunque en ese corto periodo además del record también se ha proclamado tercero del Mundo en los 400 metros en Bolonia 2018.






            En los últimos mundiales de Bolonia celebrados entre el 12 y el 15 de julio de 2018, junto a los ya mencionados Sandra Corcuera y Cristian López también estuvieron defendiendo los colores de España Manuel Montes Cubillas (veterano pionero de esta especialidad en España, medalla de bronce en los 1500 metros en Bolonia, plata en Essen 2016 en 800 metros y con cuatro maratones a sus espaldas), Alfredo Cobo (plata en los 100 y 200 metros y bronce en los 400 metros), Alejandro Garrido, David Fresno y Diego Montes Gil (estos cuatro últimos medallistas de bronce en los 4x100). Logrando el equipo nacional un total de 10 medallas (2 oros, 4 platas y 4 bronces), situándose en la cuarta posición general del medallero.





            En lo que a las competiciones internacionales se refiere, hasta la fecha se han disputado un total de 7 Campeonatos Mundiales con carácter bianual, siendo el primero de todos en Rotkreuz (Suiza) en 2006, para posteriormente celebrarse en Pietrasanta (Italia), Kapfenberg (Austria), Lleida (España), Aosta (Italia), Essen (Alemania) y el último hasta la fecha en Bolonia (Italia).


  
            En el año 2020 se celebrará la octava edición de los mundiales de Retrorunning en Francia, y esperemos que la expedición española sea más amplia y el apoyo institucional y financiero de los patrocinadores sea mayor para que se puedan conseguir muchos más éxitos, y de esta manera lograr una mayor difusión y expansión de este deporte.



            En los mundiales de Retrorunning se disputan tres categorías en función de la edad de los atletas: Absoluta (HK), Master 1 (M1) y Master 2 (M2). En la última edición también se creó una categoría para Juveniles (J).


            Algunos de los retrorunners más importantes de los últimos años son los alemanes Thomas Dold y David Winterstein, el primero todo un especialista en pruebas de semifondo y fondo y el otro en las pruebas de velocidad, ambos varias veces campeones mundiales y referentes de esta especialidad en un país con tanto auge en el Retrorunning como Alemania, principal cuna de este deporte.




            Entre las mujeres una de las más destacadas retrorunners es la canadiense Kat Crewley, múltiples veces campeona mundial en diferentes distancias (4 oros en Essen 2016) que realiza sus entrenamientos junto a su perro.







            También se encuentra dentro de esta lista de atletas destacados el estadounidense Aaron Yoder, entrenador de el Bethany College de Kansas, que posee el record Guinness de la milla con un tiempo inferior a los seis minutos y también ha sido campeón mundial en múltiples ocasiones, aunque su hermano Dan Yoder le superó en los 400 metros de los últimos mundiales batiendo el record mundial con 1:08:34 (la prueba en la que Cristian López fue bronce).





            Un caso muy curioso y mediático de retrorunner es el del estadounidense Loren Zitomersky, que ha disputado dos maratones tan importantes como las de Los Ángeles y Boston corriendo de espaldas en su lucha contra la epilepsia, enfermedad que le costó la vida a su hermano Brian, fallecido antes de que naciera Loren.



            En la marathon de Boston que se disputó el 16 de abril de 2018 Zitomersky buscaba, además de conseguir fondos para su lucha, lograr la mejor marca mundial de 3:38:27 del alemán Markus Jurgens que data de 2017, pero las condiciones climatológicas fueron infernales ese día, y se quedó muy lejos de la marca aunque logró llegar a la meta y completar la marathon.






            Espero que con este texto hayáis podido conocer un poco mejor el mundo del Retrorunning, especialmente con la aportación de Sandra Corcuera, a la cual le doy nuevamente las gracias por su amabilidad, y si queréis saber más cosas sobre ella os recomiendo su blog personal:














Ignacio Ortiz
@00CAFETERO