domingo, 13 de enero de 2013

BASKET Y ALGO MAS

     Este fue mi tercer artículo publicado en el blog para los fans del basket @unidosporelbask http://unidosporelbasket.blogspot.com.es/ en el mes de Marzo de 2012.


Basket y algo más

            El basket ha contado a lo largo de su historia con grandes deportistas, pero no siempre en exclusividad. Muchos han sido los casos de jugadores de baloncesto de alto nivel que en algún momento han practicado otros deportes, y viceversa. A continuación os pongo algunos ejemplos:

            El caso más conocido (aunque no el más destacado) es sin duda el de Michael Jordan. La gran estrella de la NBA y para muchos el mejor jugador de la historia, tras conseguir sus tres primeros anillos con los Bulls y a raíz del fallecimiento de su padre, decide abandonar el baloncesto y probar suerte en el Baseball profesional, donde rápidamente es contratado por los Chicago White Sox de la MLB. Pero sus habilidades con el bate (no llegó a debutar en las ligas mayores) no eran las mismas que con el balón de baloncesto, y fue asignado a los Birmingham Barons de las ligas menores, donde destacó poco, con bajo porcentaje de bateo y sólo 3 Home Runs. También jugó en los Scottsdale Scorpions. Por suerte, volvió al baloncesto para deleitarnos con su juego y conseguir otros tres anillos. Y ya retirado es habitual verlo participar en torneos benéficos de golf.



            Otro ejemplo de polivalencia es Danny Ainge. Formó parte de uno de los mejores quinteros de la historia del baloncesto y de los Celtics (Johnson, Ainge, Bird, McHale y Parish), fue All Star en 1988. Poseedor de dos anillos de la NBA con los Celtics, también disputó dos finales de la NBA con los Trail Blazers y los Suns, sucumbiendo en ambos casos ante los Bulls de Jordan. Pero con anterioridad a su exitoso periplo NBA, compaginó durante tres temporadas (entre 1979 y 1981) su etapa universitaria en Brigham Young (jugador del año de la WAC 1981) con su participación como 2B y 3B en los Toronto Blue Jays de las ligas mayores de Baseball (MLB).



            Uno de los casos más llamativos de deportista total es el de Charlie Ward. Ganador del Heisman Trophy como mejor jugador universitario de Fútbol Americano en 1993 (forma parte del Hall of Fame de la NCAA football desde 2006), Quarterback titular de los Florida State Seminoles a los que condujo al triunfo en la Orange Bowl 1993. Al finalizar su periodo universitario, dudó entre la NFL (seguramente hubiera sido nº1 del draft) y la NBA, decantándose finalmente por el basket. Fue drafteado por los New York Knicks en el puesto 26 de la primera ronda del Draft 1994. En sus 11 temporadas en la NBA defendió los colores de los Knicks (10 temporadas, llegando a las finales en 1999), Spurs y Rockets. Se retiró en 2005. Y como dato curioso, fue también drafteado en la MLB como Pitcher por los Milwaukee Brewers en 1993 (draft de agentes libres) y por los New York Yankees en 1994. Para colmo, también el tenis se le daba bien e hizo un buen papel en el Torneo amateur Arthur Ashe en 1994.


            Caso contrario en lo que a la elección de deporte se refiere es el de Julius Peppers. Jugador en activo, estrella de la NFL (liga profesional de fútbol americano), Defensive End de los Chicago Bears y con anterioridad de los Carolina Panthers (nº2 del draft 2002), elegido 7 veces para disputar la Pro Bowl (equivalente en la NFL al All Star Game). Fue jugador de baloncesto universitario con los Tar Heels de la Universidad de North Carolina (pese a ser tentado por Mike Krzyzewsky para enrolarse en Duke, pero se decantó por UNC), llegando a disputar una Final Four de la NCAA (2000), e incluso consiguió hacer 18 puntos y 10 rebotes en un partido de 2ª ronda del NCAA Tournament en 2001, antes de centrarse definitivamente en el Fútbol Americano.



            En Europa también hay leyendas como Cesare Rubini “El príncipe”, deportista italiano de élite que compaginó dos deportes tan dispares como el baloncesto y el waterpolo. En Waterpolo formó parte del equipo italiano (84 veces internacional) campeón Olímpico en Londres 1948 y del campeón de Europa en 1947. En baloncesto, fue plata con la azzurra (39 veces internacional) en el Eurobasket de Ginebra en 1946. Consiguió cinco ligas Italianas de basket con el Olimpia de Milán (entre 1950 y 1954), club al que también entrenó entre 1954 y 1974, llegando a ganar 10 Ligas, una Copa de Europa (1966) y 2 Recopas. Ingresó en el Basketball Hall of Fame en 1994.


            En España contamos con Carlota Castrejana, gran atleta que comenzó su andadura en el baloncesto hasta los 19 años, formando parte del equipo olímpico de Barcelona’92 con el que consiguió la quinta plaza, siendo también oro en los juegos del Mediterráneo 1991 y plata en el Europeo Junior de 1990. Tras los JJOO de Barcelona se pasó al atletismo, empezando en salto de altura, con record de España (1’89), pasando por el salto de longitud y centrándose en el Triple salto, donde logró su mayor éxito al ser Campeona de Europa en pista cubierta en Birmingham 2007. Y como el gusanillo del basket se lleva dentro, en la temporada 2010-2011 ha jugado con Asefa Estudiantes los partidos de casa, realizando un buen papel.


Hoy en día, la profesionalización en el deporte es casi absoluta y obliga a los deportistas a una dedicación exclusiva a su actividad. Son habituales las cláusulas de prohibición de practicar actividades que puedan provocar lesiones, lo que hace que estos ejemplos sean cada vez menos frecuentes. Hay otros casos, esto es sólo un botón de muestra de algunos de los más destacados, y seguro que vosotros conocéis algunos más.
Ignacio Ortiz
@00CAFETERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario