martes, 27 de julio de 2021

MIS CRÓNICAS OLÍMPICAS TOKYO 2021: GIMNASIA ARTÍSTICA – II – ROXANA POPA SE METE EN LA FINAL DEL CONCURSO COMPLETO Y SIMONE BILES DOMINA SIN BRILLAR, con "La Opinión Experta" de PALOMA MORO y VERÓNICA CASTRO

 

                El domingo 25 de julio dio comienzo la competición femenina con la clasificación en la que contábamos con la participación del equipo español formado por Roxana Popa, Marina González, Laura Bechdeju y Alba Petisco, y la presencia de una de las mayores estrellas de estos Juegos Olímpicos y del deporte mundial: Simone Biles.


                Antes de ponerme con el desarrollo de la competición os voy a dejar dos perlas para los aficionados a la Gimnasia Artística, puesto que en este artículo voy a contar con “LA OPINIÓN EXPERTA” de dos grandísimas gimnastas olímpicas españolas como son PALOMA MORO y VERÓNICA CASTRO.


                En primer lugar os dejo el texto que me ha enviado Paloma Moro, que por si hay alguien que no la conoce os diré que fue componente del equipo nacional entre 1996 y 2000, y defendió los colores de España en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, donde fue diploma olímpico por equipos.

 

LA OPINIÓN EXPERTA

(por PALOMA MORO)

“Después de varios ciclos olímpicos la Gimnasia Artística Femenina logró en el mundial del 2019 la plaza por equipos para Tokio2020. El año extra que les ha tocado esperar para disputar los ansiados JJOO ha sido ángel y demonio para todos los deportistas, independientemente de la disciplina. Ángel porque muchos que, por edad, estado de forma o mala suerte no llegaron a clasificar antes de la pandemia, tuvieron un año extra y al final lo consiguieron. Demonio porque teniendo en cuenta que funcionamos por ciclos olímpicos, un año extra ha supuesto lesiones y abandonos que no deberían haber ocurrido.

Hoy por fin la GAF debuta en Tokio, la subdivisión 3 con la potente EEUU, la subdivisión 4 con nuestra queridísima España. Raro, todo era raro, una competición sin público, sin desfile, un tanto aséptica y descafeinada donde el calor y los gritos quedaban y llegaban desde casa, frente al televisor. Mi apuesta era por EEUU, pero Rusia se ha alzado en 1º lugar a espera de lo que pase en la final por equipos. El terremoto Biles, pasada de revoluciones, parecía que quería dosificar gimnasia para todos los días de competición, pero no consiguió decelerar lo suficiente, cometiendo pequeños errores sin importancia que en las Diosas se ven fuera de lugar aunque, de todas maneras, consiguió brillar como solo ella es capaz de hacer. 

Echamos de menos a Cintia Rodríguez y Ana Pérez, dos de las guerreras que clasificaron al equipo en el mundial y que las lesiones les han privado de estos inusuales juegos, aunque nuestras chicas salvaron una competición con pocos fallos, pero con el tacaño de las jueces en modo ON quedándose un poco escasas con las puntuaciones en algún que otro ejercicio. Un par de desequilibrios desafortunados hicieron que el suelo de Roxana Popa no brillase como debiera, creo que podría haber optado a la final. Sin embargo, hizo unas paralelas que, aunque injustamente puntuadas, fueron maravillosas. Alba Petisco, bastante lineal en todos los aparatos, tuvo un tropezón en el mortal adelante de barra, nuestro caballo de batalla, que no le permitió rematar un excelente ejercicio de barra. Marina González, con su gimnasia bonita de ver, ligera, tuvo un fallo en paralelas que supuso un duro golpe para ella y el equipo ya que es un ejercicio que suele tener muy buena puntuación. Respecto a Laura Bechdejú tuvo un debut olímpico impecable; estuvo disfrutona, tranquila, y se tradujo en 4 aparatos sin fallo, muy correcta, y muy bonita.

Ha habido individualidades como la francesa Melanie Dos Santos que te hacen ver una gimnasia bonita, limpia, sin fallos. Y sorpresas como la de la coreana Yeo Seojeong que a mí, personalmente, me ha asombrado con dos saltos de elevada dificultad que le han catapultado directamente a la final de este aparato en la que estará acompañada nuevamente por la veterana mexicana Alexa Moreno. A este respecto la final de salto tendrá un carácter agridulce para los amantes de la gimnasia, puesto que la grandísima e incomparable Oksana Chusovitina, con 46 años y 8 JJOO a sus espaldas, que venía a ser una de las candidatas indiscutibles en esta final de salto, no se ha clasificado. Eran sus últimos JJOO, su última final, pero esto es deporte y nunca puedes predecir qué es lo que va a pasar. Se retira una leyenda, una CAMPEONA, con una ovación por parte de las personas que estaban en el pabellón Ariake de Tokio que no le hace justicia a la que se merecía si hubiese habido miles de personas viendo la competición, pero esto tampoco ha podido ser.


Un 12º puesto para las chicas que, creo, no merecían, y una final individual con Roxana como representación española es el resumen de algo que hace un año pensábamos que no íbamos a tener.

Enhorabuena Laura, Marina, Alba y Roxana, pero mi más sincera ENHORABUENA a Lucia Guisado, Eva Rueda y Almudena San José, por haber conseguido contener, atender, manejar, y llevar con éxito a un equipo en un año tan complicado, tan duro psicológicamente que podía haber tirado por tierra tantos años de trabajo, de haber roto muchos sueños, pero ellas de manera IMPECABLE lo han sabido conducir.”




PALOMA MORO

                Y también os traigo los comentarios de Verónica Castro, componente del equipo nacional español que logró el diploma olímpico por equipos en los Juegos de Atlanta 1996 y medallista de bronce en el campeonato de España absoluto ese mismo año.

 

LA OPINIÓN EXPERTA

(por VERONICA CASTRO)

“Sentimientos encontrados: Tras ver este primer día de competición se me quedó una sensación agridulce. Como parte positiva me pareció maravilloso volver a vivir la alta competición, pero echar de menos ese año de más es un arma de doble filo puesto que se espera con gran expectación, pero también es un año más de trabajo más para el alma y eso se notó en la competición. Como parte negativa se notó el cansancio porque hubo bastantes fallos en los ejercicios, algo atípico en este tipo de competiciones donde suele ser la perfección absoluta, donde se va al milímetro y se cometieron más errores de lo habitual, aunque también es cierto que el aumento de dificultad hace que se pierda algo de perfección, de pulcritud en los ejercicios.

Disfruté mucho con la competición, y también disfruté viendo como la vida deportiva de las gimnastas es cada vez más larga, no como antes que un ciclo olímpico era un triunfo y ya dos era casi un milagro. Satisface ver ahora a muy buenas deportistas, grandes gimnastas que aguantan muchos años compitiendo en la élite y eso es algo que se agradece. También se agradece ver “mujeres” haciendo Gimnasia, puesto que tuvimos unos años viendo “niñas” y ahora volvemos a ver mujeres, con tipologías y vidas distintas a las que estábamos acostumbrados en mi época, y con esto me vengo a referir al cambio generacional, al cambio en la edad, puesto que antes una gimnasta con veinte o veintipocos años era una rareza, algo extraordinario, y me alegra ver que ahora es lo normal, gimnastas de veintitantos, incluso casi treinta , y ese relevo de cambio es al que me refiero con “mujeres”.


Y, hablando de este tema, está el caso extraordinario de Oksana Chusovitina y la emoción que me ha producido ser testigo de su gran despedida puesto que es leyenda viva de nuestro deporte. Maravillosa y admirable gimnasta.


Fue una competición preciosa aunque sin demasiadas sorpresas, dominando, como cabía esperar, Estados Unidos. Es verdad que China está potente, siempre ha sido una gran potencia y lo sigue siendo, y me siento feliz de ver el resurgir de Rusia, con esa Gimnasia elegante, perfecta, preciosa, …, que rechina tanto con la estadounidense que es todo lo contrario. Yo soy más partidaria de la rusa por lo que a mí me tocó vivir y por tanto no soy objetiva, pero si me gustó ver ese resurgir ruso frente al americano, que parece que tendrá todas las de ganar si no comete ningún fallo, pero ahí estarán luchando Rusia y China. 

Prácticamente intocable estuvo Simone Biles, y eso que incluso estuvo regulera para lo que puede llegar a dar. No falló, pero si dio muestras de poca seguridad, seguramente porque le esté pasando factura ese año más de trabajo que comentaba con anterioridad. También es cierto que, como ella decía en un post de sus redes sociales, no había sido su mejor competición pero que son unos Juegos Olímpicos, que son muchos años de entrenamiento y que no siempre se tiene un buen día, es mucho estrés y aun así hay que estar ahí.





El equipo español considero que hizo un más que excelente trabajo, una competición prácticamente impecable, con muy buena cabeza, con una gran ejecución, ejercicios muy bien hechos, muy correctos, y defendieron con mucho honor su participación. Creo que hubo notas injustas, considero que merecían estar un poquito más arriba porque compitieron muy bien y fueron muy correctas, hicieron lo que tenían que hacer y lo hicieron muy bien, y por eso no tengo nada que objetar a nuestro superequipo. El papel de Roxy fue maravilloso, me pareció que se salió; es una gimnasta que después de todo lo que vivió es para quitarse el sombrero la competición que hizo.”


VERONICA CASTRO

                Centrándonos ya en el desarrollo de lo que fue la competición, el día comenzó con la primera subdivisión en la que se encontraban Japón e Italia junto a dos grupos mixtos. Comenzaron las italianas, bronce por equipos en el mundial de Stuttgart 2019, en salto realizando un muy buen cometido puesto que todas sus gimnastas puntuaron por encima de 14, superando a Japón, que estaba en la Barra de equilibrios, siendo la mejor de las locales Urara Ashikawa con 13,900.

                Las italianas, con una Alice D’Amato muy sólida, estaban compitiendo bastante bien y en la segunda rotación siguieron en cabeza, logrando sus gimnastas mejores puntuaciones que las niponas, mientras que en los grupos mixtos ninguna de las gimnastas estaba logrando puntuaciones reseñables.

                La más destacada de las japonesas estaba siendo Mai Murakami, plata en el mundial de Doha 2018 en el concurso completo, que en Salto logró una puntuación de 14,466, la mejor nota de la tercera rotación, pero que fue insuficiente para que se pudiese clasificar para la final por aparatos (es segunda reserva).

                En Suelo, la veterana italiana Vanessa Ferrari, campeona mundial en el Concurso Completo en 2006 y plata mundial en Amberes 2013 en este aparato, fue la mejor de la última rotación con 14,166, una nota que a la postre le supuso clasificarse para la final por aparatos con la mejor nota final de toda la competición. Por equipos el mejor de esta subdivisión acabó siendo Italia con 163,330, algo más de medio punto por delante de Japón, y eso les valió a ambos al final de la jornada para meterse en la final por equipos como séptimas y octavas respectivamente.

                Muchísimo nivel en la segunda subdivisión puesto que iban a competir en la misma dos de las grandes candidatas a amargarle las cosas a las estadounidenses como eran Rusia y China, y junto a ellas también estarían otro potente equipo como es el de Gran Bretaña, además de un grupo mixto.

                Ya desde el comienzo se pudo ver que las rusas venían a por todas, y tanto Angelina Melnikova como Viktoriia Listunova lograban un redondo 14,000 en Suelo que les valía para meterse en la final por aparatos, aunque la mejor nota de la primera rotación fue para la china Jin Zhang con 14,433, siendo las orientales quienes cogían la delantera en la clasificación por equipos.

                En la segunda rotación las rusas pasaron al Salto y las chinas a las paralelas. Muy buena actuación de las rusas que obtuvieron tres notas por encima de 14,6, destacando principalmente Lilia Akhaimova con 14,699 (le valió para meterse en la final por aparatos junto a Melnikova) aunque fue superada por una sola milésima por la china Yufei Lu en la particular lucha por la mejor nota de la rotación.


                El nivel que estaban demostrando las seis rusas y las cinco chinas (hay que recordar que sólo puntuaban las tres mejores para la competición por equipos) estaba siendo muy alto. Las rusas estuvieron brillantes en las Paralelas Asimétricas, con cuatro gimnastas entre las seis mejores notas en ese aparato al final de la competición (para la final por aparatos se metieron Anastasia Iliankova con 14,966 y Angelina Melnikova con 14,933) y no menos lo estuvieron las Chinas en la Barra de equilibrio, con Chenchen Guan (14,933) y Xijing Tang (14,333) como las dos mejores en este aparato al final del día.

                Aunque las notas de las rusas en la Barra de equilibrio no fueron demasiado brillantes (la mejor fue Vladislava Urazova con 14,000) le valieron para clasificarse para la final de la competición con equipos con la mejor nota global (171,629), quedando también las chinas en una magnífica tercera posición (166,863), lo que presagia que estarán ambas en la lucha por la medalla de oro. En la última rotación la mejor fue la británica Jennifer Gadirova en Salto con 14,533.

                En la tercera subdivisión iba a aparecer la que, salvo catástrofe mayúscula, se convertirá nuevamente en la reina de los Juegos como sucedió en Rio 2016, y esa no es otra que Simone Biles. Junto a las estadounidenses iban a competir en este grupo Países Bajos y dos combinados mixtos.


                El equipo de Estados Unidos comenzó en Suelo, y la mejor nota (14,133) fue para una Simone Biles que cometió fallos que le perjudicaron, quedando muy cerca de ella su compatriota Jade Carey con 14,100. Aun así, Simone se metió en la final por aparatos con la segunda mejor nota, siendo Carey tercera. Destacar en esta rotación la actuación de la rumana Larisa Iordache que, en la Barra de Equilibrio, lograba la misma nota que Biles para meterse en la final de ese aparato con la cuarta mejor nota.

                Tremendas las estadounidenses en Salto, con sus seis gimnastas por encima de 14,333, destacando nuevamente Simone Biles que con una media de sus dos saltos de 15,183 (su segundo salto fue puntuado con 15,400) por delante nuevamente de Jade Carey con 15,166, quedándose fuera de la final por aparatos la tercera estadounidense bronce en este aparato en el mundial de Nanning 2014, Mykayla Skinner, con 14,866, la cuarta mejor nota de toda la competición en Salto.



                Las Asimétricas no son el mejor aparato de Simone Biles, pero aun así lograba meterse en la final por aparatos con 14,566, siendo la mejor nota de esta rotación la de su compatriota Sunisa Lee con 15,200.


                Las estadounidenses terminaron en uno de los grandes “caballos de batalla” de la Gimnasia Artística como es la Barra de Equilibrio y lo superaron con solvencia, con Sunisa Lee (14,200) y Simone Biles (14,066) por encima de los 14 puntos, aunque la mejor de toda la rotación fue la holandesa (no me acostumbro a decir neerlandesa) Eythora Thorsdottir con 14,433 en Salto. Este resultado le sirvió a Estados Unidos para calificar para la final por equipos con la segunda mejor nota (170,562) a algo más de un punto de las rusas, y a Simone Biles para calificar al concurso completo con la mejor nota de todas, 57,731.


                Llegaba el momento de la cuarta subdivisión y con ello la presencia de la representación española. Junto a nuestras gimnastas iban a competir también los equipos de Canadá y Francia, además de un grupo mixto con nombres tan importantes como el de la campeona europea de 2015 Giulia Steingruber y la mítica uzbeka Oksana Chusovitina, que a sus 46 años disputaba sus octavos Juegos Olímpicos buscando meterse en la final de Salto.

                Nuestras chicas comenzaron en Suelo, y fue la joven Marina González quien hizo la mejor nota con 12,866 seguida de Alba Petisco con 12,566 y de Roxana Popa, que tuvo mala suerte, y solo pudo hacer 12,533.









                Las mejores notas de esta primera rotación la obtuvieron las gimnastas canadienses en el Salto, destacando el 14,699 obtenido por Shallon Olsen, una puntuación que le iba a permitir clasificarse para la final por aparatos.

                Las españolas estuvieron muy bien el Salto, donde Roxana Popa tuvo un gran desempeño siendo la mejor de toda la segunda rotación gracias a una puntuación de 14,300. También estuvo muy bien Laura Bechdeju que hizo 13,533 y no menos bien estuvo Alba Petisco con su 13,466. Incluso el 13,233 de Marina González fue mejor que lo logrado por todas las demás gimnastas en esta rotación.

 


                Roxana Popa estuvo magnífica en las Paralelas Asimétricas, quedándose con su 14,400 a las puertas de haberse metido en la final por aparatos. Lejos de la puntuación de Roxana quedaba Alba con la segunda mejor nota hispana con 12,866 y después Laura con 12,700.








                Las mejores notas del día se estaban viendo en el Salto, y la prueba fue el brinco que dio la francesa Aline Friess que le valió la mejor puntuación de la rotación con 14,966, pero que no pudo optar a meterse en la final por aparatos al realizar un único salto, puesto que con esa puntuación le habría valido para meterse.

                Las españolas cerraron su competición en la Barra de Equilibrio, siendo nuevamente Roxana la que lograba la mejor puntuación con 12,866. También estuvieron muy bien Laura Bechdeju con 12,666 y Marina González con 12,366. Tras estas puntuaciones las españolas totalizaron 157,128 para finalizar la competición de decimosegunda posición, pero podemos sentirnos muy orgullosos de la actuación de nuestras chicas, teniendo en cuenta todas las dificultades vividas en los últimos tiempos y las bajas por lesión de dos de las veteranas del equipo como son Cintia Rodríguez y la olímpica en Rio 2016 Ana Pérez.








                El mayor premio para la representación española fue la clasificación de Roxana Popa para la final del Concurso Completo (All-Around) de las 24 mejores gimnastas con un total de 54,099, vigesimoprimer puesto final. Enhorabuena Roxy!!!!

                Las mejores puntuaciones de la última rotación la lograron la suiza Steingruber en salto y la francesa Melanie Dos Santos en Asimétricas, ambas con 14,566, pero a ninguna les valió esa puntuación para meterse en la final por aparatos, siendo las dos primeras reservas, aunque el momento emotivo de la jornada estuvo en los saltos de Oksana Chusovitina. En el primero lograba una gran puntuación de 14,500 que le daba opción con un buen segundo de meterse en la final por aparatos, pero desgraciadamente no fue así, creo que todos estamos de acuerdo en que nos hubiera gustado verla en la final, y su 13,833 hizo que su media fuese de 14,166, a poco menos de medio punto de su objetivo. De todas maneras, es para quitarse el sombrero lo que ha realizado esta gimnasta a lo largo de su larguísima carrera deportiva.





                Sólo quedaba una subdivisión para terminar el día de competición y en ella iban a competir Alemania y Bélgica, con otros dos combinados mixtos donde destacaban la brasileña Rebeca Andrade, la mexicana Alexa Moreno y la coreana Seojeong Yeo.



                Tres grandes ejercicios se pudieron ver en la primera rotación, dos de ellos en Salto por parte de Seojeong Yeo (14,800, la mejor nota y la quinta mejor global en Salto) y Alexa Moreno (14,633) metiéndose ambas en la final por aparatos, lo que también logró la alemana Elisabeth Seitz en las Asimetricas con su 14,700.

                La mejor nota de la segunda rotación la obtuvo la húngara Zsofia Kovacs en las Asimétricas con 14,433 en Asimétricas, aparato en el que fue campeona de Europa en 2020, pero sólo le sirvió para ser tercera reserva. Mejor suerte corrió Rebeca Andrade en Suelo, al hacerse con la cuarta mejor marca global con 14,066.

                Tremendo el ejercicio de la belga Nina Derwael en las Asimétricas (es doble campeona mundial en este aparato de 2018 y 2019 además de bronce en 2017) durante la tercera rotación, siendo la mejor de toda la jornada en ese aparato con 15,366. Y sensacional también el desempeño de Rebeca Andrade en Salto, que con su 15,100 se colaba en la final por aparatos sólo por detrás de las dos estadounidenses.



                La jornada terminó con la sueca Jonna Adlerteg, dos veces subcampeona de Europa en Asimétricas, luchando por meterse en la final por aparatos, pero su 14,533, aun siendo la mejor nota de toda la rotación, no le valió nada más que para ser segunda reserva.

                La clasificación final por equipos quedaba de la siguiente manera:



                Y la clasificación individual de las 24 gimnastas que disputarán la final del concurso completo quedó encabezada, como no, por la sensacional Simone Biles seguida por una sorprendente Rebeca Andrade, y sin perder de vista ni a Sunisa Lee ni a las rusas Melnikova y Urazova. Y, por supuesto, estaremos muy pendiente de lo que haga Roxana Popa, que estoy seguro que lo va a dar todo.

                Y, por último, estas son los clasificados para las finales por aparatos, donde podremos ver a Simone Biles en todas las finales.




                En el siguiente artículo os contaré como fue la final masculina por equipos, en la que se presagiaba una dura pugna entre Japón, Rusia y China, que llegaban muy igualados tras lo visto en la clasificación.

Ignacio Ortiz

@00CAFETERO